Una de las situaciones más complejas es la violencia obstétrica, que no solo causa un gran trauma físico y emocional a la mujer que se encuentra en labor de parto, sino que tiene graves consecuencias en la salud del recién nacido.

La Comisión de Salud de la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de reforma a la Ley General de Salud y Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia con el fin de que se reconozca, prevenga y atienda la violencia obstétrica. Esta propuesta fue avalada en la 64 Legislatura y fue retomada el pasado jueves 2 de diciembre por los legisladores quienes avalaron el dictamen con 18 votos a favor, el cual define a la violencia obstétrica como “una acción u omisión por parte del personal de los servicios de salud que cause daños físicos y psicológicos durante el embarazo, el parto o el puerperio”.

 

¡Contáctenos!

 

Esos daños abarcan la falta de acceso a los servicios de salud reproductiva, tratos crueles, inhumanos, degradantes, menoscabar la capacidad de decidir sobre los procesos reproductivos de forma libre e informada.

La violencia obstétrica es una modalidad de violencia contra las mujeres, especialmente contra aquellas que se encuentran en estado de vulnerabilidad. Además, la acción y omisión del personal de salud, aspectos como los protocolos de la institución o la falta de insumos para atender a las pacientes, pueden derivar de violencia hacia negligencia médica, la cual es un delito y tiene graves repercusiones para quienes la cometen.

Organizaciones feministas como el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), han documentado casos de violencia obstétrica con acciones físicas o psicológicas, que abarcan gritos o regaños por parte del personal médico o de trabajo social, e incluso se ha cuestionado la llamada maniobra de kristeller que puede romper el útero.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) que se realizó en el año 2016 para conocer la experiencia de parto de mujeres de 15 a 49 años, el 11% recibieron gritos o regaños por parte del personal médico, 10% indicó no haber sido atendida rápidamente porque el personal decía que se quejaba mucho, 10% de mujeres indicó que no fueron informadas de la necesidad de ser sometidas a la cesárea y 9% afirmó haber sido presionadas para aceptar una operación de ligadura de trompas o la colocación de un dispositivo anticonceptivo.

Durante el periodo de 2015 a 2018, la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha emitido 44 recomendaciones a distintas instituciones públicas y gubernamentales de salud donde se han presentado denuncias por violencia obstétrica, la cual afectó a un 33.2% de las mujeres que tuvieron un parto en el año 2016.

 

¡Contáctenos!

 

Si usted ha sido víctima de negligencia médica por violencia obstétrica, es momento de contactarnos al teléfono 5568401076, correo electrónico firma.lex.co@gmail.com, o por WhatsApp. En LEX & CO Abogados de Negligencia Médica le ayudaremos a obtener justicia y evitar que otras mujeres sean víctimas de situaciones tan lamentables.

CONTÁCTENOS

5568401076
firma.lex.co@gmail.com

    Por favor, demuestra que eres humano mediante la selección el avión.

    Abrir chat
    ¡Contáctanos!