Negligencias médicas: un peligro al que todos estamos expuestos

Cada vez es más común -gracias a las redes sociales- enterarnos de médicos que incurren en faltas al ejercer sus labores, ya sea por falta de práctica y conocimientos o deliberadamente; estas negligencias pueden ir desde “pequeñas” faltas como recetar un medicamento que no era el apropiado hasta causarle la muerte a una persona por hacer una mala praxis. Sea como sea, uno siempre tiene que estar protegido ante estas situaciones y la mejor manera de protegerse es informándose.

Lo primordial para denunciar una mala praxis médica es saber en qué casos el médico incurre en negligencia, los casos más comunes son:

  • Intervenciones quirúrgicas con resultado lesivo. Todas las intervenciones quirúrgicas que se practiquen en una persona y resulten en complicaciones, parálisis, disfunciones nerviosas, fallecimientos, lesiones vasculares, pérdida de visión o empeoramiento en patologías de cualquier tipo son consideradas como negligencia médica sin importar la especialidad.
  • Malos métodos de diagnóstico. Todos los médicos deben ocupar las herramientas necesarias para poder llegar a un buen diagnóstico de la enfermedad o padecimiento por la que pasa el paciente tanto en precisión de la sintomatología como en el tiempo.
  • Prescripción inadecuada de medicamentos. Este punto se liga de manera íntima con el anterior, pues si el médico no tiene las herramientas adecuadas para diagnosticar o no las utiliza de manera competente, pude llegar a recetar algún medicamento que el paciente no pueda ingerir, ya sea por condiciones médicas previas o por alergias.
  • No obtener el consentimiento informado previo. Esto significa que el cirujano no le extienda al paciente el consentimiento para proceder antes de que se lleve a cabo la operación o que en el consentimiento no se especifique cómo se va a proceder.
  • No obtención de resultados esperados. Esto se da generalmente en la cirugía estética, pues la persona puede haber sido enganchada con la promesa de ciertos resultados que al final no fueron satisfactorios.
  • Transmisión de enfermedades infecciosas. Las más comunes son Hepatitis C o SIDA.
  • Infecciones hospitalarias. Por mal manejo del material hospitalario y presencia de bacterias en el hospital.
  • Daños por lista de espera. Ya sea que la persona fallezca por esperar a que se le atienda o que el padecimiento se agrave.
  • Daños al paciente. Ya sea por mal manejo del material, por olvido de material dentro del cuerpo del paciente, radiación excesiva, no prestar asistencia sanitaria de urgencia.

Hay muchas maneras en las que un médico puede incurrir en negligencia; no solamente el trato dentro de su especialidad, sino que tratar a los pacientes de mala gana o no hacer caso a sus peticiones es también considerado negligencia. No se deje tratar mal, contáctenos, somos abogados expertos en negligencia medica y le ayudamos en caso de pasar por una situación similar.

Calle California No. 130-A casi esquina Inglaterra. Col. Parque San Andrés México D.F. C.P. 04040
Tels: 6840-1076 / 6840-1077 / 6840-1078 / 6840-1079

Conamed | Aviso de privacidad © 2018 Lex & Co

Twitter pinterest