Los problemas relacionados con separación y divorcio siempre son complicados, especialmente cuando hay menores de edad de por medio. Una de las situaciones que más frecuentemente encontramos en parejas con hijos que van y vienen de un hogar a otro es que los pequeños ya no quieren ir a casa de uno de ellos, cambia sus actitudes, o se niega a ver al progenitor. Esta problemática puede causar un gran daño emocional e incluso se puede considerar como maltrato infantil, hablamos del síndrome de alienación parental (SAP) y hoy le contaremos lo qué es y cómo demostrarlo a través de un peritaje psicológico.

 

¡Contáctenos!

 

¿Qué es el síndrome de alienación parental?

Coloquialmente conocido como “lavado de cerebro”, es la conducta que ejerce uno de los progenitores sobre el hijo para convencerlo de que rechace al otro, o incluso a la nueva pareja o medios hermanos. Esto no solo es común en los progenitores que ejercen la custodia, sino cuando el hijo pasa tiempo con el progenitor que se fue del hogar y ejerce su derecho de visita y sin justificación.

Es importante destacar que, si la negativa del hijo se da en un contexto justificado, como el maltrato infantil, el abandono o el abuso sexual, el SAP no es aplicable. El SAP suele surgir cuando los progenitores se encuentran en proceso de separación, designación de guarda y custodia, y puede causar discrepancias en la relación entre el progenitor y sus hijos. Ahora bien, el rechazo causado por el SAP es un motivo por el que el progenitor que no ejerce la custodia puede solicitar una modificación de medidas tanto de visitas como de custodia.

 

¡Contáctenos!

 

Afecta a la estabilidad y equilibrio emocional de los menores, además de provocar una mayor desintegración de la dinámica de interacción familiar y la afectación de los derechos de estos a relacionarse con sus progenitores.

 

¿Cómo saber si mi hijo es víctima de SAP?

Algunas señales de manipulación de uno de los progenitores para que sienta rechazo contra el otro son:

Esta situación puede ser demostrada ante los tribunales por medio de un peritaje psicológico, lo cual puede ser un proceso largo y complejo porque el perito debe analizar la situación a profundidad, hacer entrevistas con el menor, evaluar discrepancias y posibles síntomas psiquiátricos a partir de la conducta de rechazo del menor, esto último con el fin de comprobar si ese rechazo surge realmente de una situación de maltrato o abuso, o de una manipulación por parte del otro progenitor.

 

¡Contáctenos!

 

Si usted se ha percatado de que su hijo o hijos han cambiado su conducta después de su divorcio y tiene duda sobre el rechazo hacia usted, en LEX & CO además de contar con excelentes abogados de negligencia, tenemos peritos en psicología para ayudarle. Llámenos al teléfono 5568401076, mándenos un correo a firma.lex.co@gmail.com, escríbanos a través de nuestro formulario de contacto o WhatsApp.

CONTÁCTENOS

5568401076
firma.lex.co@gmail.com

    Por favor, demuestra que eres humano mediante la selección el coche.

    Abrir chat
    ¡Contáctanos!