Lamentablemente, los casos de negligencia médica, abusos, omisiones, faltas administrativas, errores en diagnóstico y otros incidentes que afectan la salud de los pacientes, son recurrentes en la población que acude a clínicas y hospitales mexicanos a solicitar servicios de salud. Es tal la frecuencia, que se han normalizado e invisibilizado, al grado de que el 80% no se denuncian ni se busca la asesoría de abogados de negligencia para la reparación del daño.

Una de las especialidades que registra más quejas presentadas ante la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed) es la de ginecología y obstetricia, especialmente en la atención a mujeres embarazadas; le siguen traumatología y ortopedia, urgencias, odontología y cirugía, sectores que hasta el 2016 presentaban un promedio de 200 quejas por año.

 

¡Contáctenos!

 

Lamentablemente, un alto porcentaje de víctimas de negligencia médica son mujeres, y a continuación detallaremos las más frecuentes y sus consecuencias.

Las negligencias durante atención del parto son muy frecuentes en los hospitales públicos, que en muchas ocasiones es abordado en condiciones humanas y técnicas inadecuadas debido a retrasos, falta de camas, omisión de los médicos y enfermeras, errores administrativos, entre otras causas.

Las consecuencias suelen ser muy dolorosas, ya que no solo afectan a las embarazadas, sino a sus hijos, quienes pueden padecer sufrimiento fetal, hipoxia, lesiones físicas durante el nacimiento, o un lamentable fallecimiento.

 

¡Contáctenos!

 

Otra consecuencia relacionada con el parto, pero esta vez en la salud materna, es la incontinencia urinaria, fecal o de gases, que suele ser provocada por desgarres a causa del esfuerzo de pujar, o bien, debido a una episiotomía mal realizada o innecesaria. En muchas ocasiones, esta situación se presenta cuando las medidas necesarias no se realizan oportunamente, como la realización de una cesárea.

Los desgarros vaginales también son muy frecuentes, y si bien en ocasiones se presentan por el esfuerzo al pujar, suelen ser ocasionados por el uso incorrecto de fórceps o ventosas obstétricas.

La rotura uterina es otra de las secuelas más preocupantes de una inadecuada atención obstétrica, especialmente en mujeres con una cesárea previa. Este procedimiento quirúrgico supone la existencia de una cicatriz en el útero, la cual puede romperse durante un parto posterior, provocando hemorragias, peritonitis, daño a otros órganos, esterilidad, entre otros.

Por último, la consecuencia más grave de la negligencia médica es el fallecimiento ya sea durante o después del parto, debido a muchas causas: dejar restos placentarios o material quirúrgico, lesiones en arterias, errores en la aplicación de la anestesia, por mencionar solo algunos.

 

¡Contáctenos!

 

Si usted o alguien cercano ha sido víctima de una negligencia médica, no se quede con los brazos cruzados, en Lex & CO podemos asesorarle para obtener la justa reparación del daño. Cuéntenos su caso a través de nuestro formulario de contacto, al correo electrónico firma.lex.co@gmail.com o llámenos al teléfono 5568401076. Con gusto le atenderemos.

CONTÁCTENOS

5568401076
firma.lex.co@gmail.com

    Por favor, demuestra que eres humano mediante la selección el avión.

    Abrir chat
    ¡Contáctanos!