Negligencia médica en gestación subrogada

La gestación subrogada o también llamada gestación por sustitución es una técnica de reproducción asistida por la que una mujer acepta a gestar el hijo de otra persona, a la mujer que toma esta decisión se le conoce como gestante y a los futuros padres se les llama padres intencionales.

En los países y regiones donde la gestación subrogada es permitida los padres de intención tendrán la obligación de contratar un seguro de gastos médicos mayores para la gestante, los cuales cubran los gastos del embarazo, el parto y el tiempo de recuperación de la mujer.

La mayoría de los seguros médicos tienen cláusulas muy particulares para la cobertura de embarazo, y uno de los principales requisitos tiene que ver con el tiempo que la persona asegurada lleve con el servicio, en muchos casos es de mínimo ocho meses, lo cual podría ser un problema si se contrata el seguro cuando la mujer ya está embarazada.

En México sólo tres estados regulan la maternidad subrogada, Tabasco y Sinaloa la permiten, mientras que Coahuila la prohíbe expresamente. La relación entre quien solicita al bebé y quien se renta para gestarlo, es negociada en términos económicos en la gran mayoría de los casos no siempre de manera legal.

La gestión subrogada puede poner en riesgo la salud y vida de la mujer a través de diferentes problemas, por ejemplo a nivel obstétrico, el uso de técnicas donde se implantan más de tres embriones provoca un aumento en la incidencia de embarazos ectópicos, placenta previa, embarazos múltiples, riesgo de aborto y parto prematuro.

Los casos de negligencia médica en la gestión subrogada lamentablemente están presentes y suelen ser más común de lo que se estima debido a una falta de regulación que cuide la salud de la mujer.

Un ejemplo es el de Victoria, una mujer de 32 años que vive en Villahermosa, ella entró en un programa para participar en un proceso de gestación subrogada. A los cuatro meses del embarazo le diagnosticaron diabetes gestacional y no contó con una atención médica especializada.

A los siete meses de embarazo se sitió mal y acudió a una clínica donde tardaron varias horas en atenderla y al hacer una revisión se detectó que el feto no tenía signos vitales, sin embargo, la enviaron a otra clínica donde le informaron que el feto había muerto y la obligaron a tener un parto vaginal.

Todas estas complicaciones representaron un gasto que tuvo que afrontar ella y su familia ya que con la agencia que hizo el trato nunca se hizo responsable y tampoco le pagaron por el tiempo que estuvo embarazada.

En este caso tanto la agencia evadió sus responsabilidades como la clínica que no le brindó una atención médica oportuna que pudo salvar la vida del bebé o no ocasionarle más daños a Victoria.

En Abogados Lex & Co somos especialistas en casos de negligencia médica, si tienes una situación similar y requieres asesoría, no dudes en comunicarte con nosotros. Con nuestro grupo de especialistas podemos ayudarte a resolver favorablemente tu caso.

Calle California No. 130-A casi esquina Inglaterra. Col. Parque San Andrés México D.F. C.P. 04040
Tels: 6840-1076 / 6840-1077 / 6840-1078 / 6840-1079

Conamed | Aviso de privacidad © 2019 Lex & Co

Twitter pinterest